MANOLO BLAHNIK

Soy de esas personas que desde niña le han inculcado la cultura, el arte, la gastronomía, la moda….todo lo que sea aprender, entra dentro de mi día a día. Desde pequeña mis padres me han acercado a los museos de una forma divertida y amena, tanto es así que ahora soy yo la que les propone visitar nuevas exposiciones. La semana pasada, se acercaba el cierre de la exposición de zapatos de Manolo Blahnik en el Museo de Artes Decorativas de Madrid, así que le propuse a mi madre escaparnos a disfrutarla entre semana. Así fue, dicho y hecho. Gracias al AVE nos plantamos en Madrid a las 11 y allí estábamos rodeadas de tantas maravillas.Nosotras que apreciamos tanto los zapatos que del museo casi podemos salir…¿Qué pudo aportarme la exposición?. En primer lugar creatividad. Luego pude desgranar todos los detalles del proceso de producción de cada zapato, lo que más me sorprendió fueron los pespuntes tan minúsculos de los cortes, increíble!!!! no se apreciaban nada. Un trabajo excepcional, artesanal donde los haya, flores minúsculas realizadas a mano, y aparadas con una delicadeza extrema.

Otra de las particularidades fueron las suelas, exactamente ajustadas a las plantas de montado para una exposición perfecta.

El acabado del producto final, es refinado. Parece que no se haya “repasado”, guarda toda la naturalidad.

Las pieles, los tejidos, las rejillas, los accesorios, las piedras…..todo de primerísima calidad, apto para rigurosos del calzado.  No pude resistirme a visitar la exposición calzando mis “Manolos” y pensar que era Carrie Bradshaw en Madrid por un día.

Deja un comentario